leyes sobre quejas de ruido

Todos quieren estar en control de nuestras vidas. Queremos decidir cuando dormimos, y cuando despertamos. Sin embargo, si tenemos vecinos ingobernables o niños ruidosos, nos podemos encontrar que carecen de control. Que la falta de control que puede conducir a tratar de arreglar las cosas y, finalmente, tratando de tomar el asunto en sus propias manos. Sólo tenga en cuenta que todas las acciones tienen consecuencias.

Cuando se trata de vecinos ruidosos trate de no involucrarse. Usted puede no saber lo que está pasando al lado. Sólo se está escuchando el argumento; usted no está realmente verlo. Su relación podría ser tensa y tal vez incluso abusiva. El primer paso para tratar con un vecino desagradable sería llamar al propietario. Si su vecino no está bajo un propietario, intentando llamar a ellos para hacerles saber que están perturbando la paz. Si usted no tiene una forma de contactar con ellos, el siguiente paso sería llamar en una queja de ruido con la policía. Si suena la relación abusiva y no está terminando este debe ser uno de sus primeros pasos. Si sus vecinos no están discutiendo y son tan fuertes en general, llamar a la policía debería ocurrir después de tratar de ponerse en contacto con sus vecinos directamente.

Si usted vive en los suburbios, o la ciudad, lidiar con las alarmas de los coches que se prenden y se apagan es una ocurrencia regular bonita. La esperanza es que con el tiempo que sea acostumbre a oírlos o que el propietario del vehículo da cuenta de cómo funciona la alarma. alarmas de los coches que se apagan significa una de dos cosas, alguien está tratando de entrar en el vehículo o alguien está fijando accidentalmente su alarma. Lo más probable es esto último. Esto hace que sea muy irritante para cualquier persona que no puede sintonizar a cabo la alarma de coche. Puede llamar en una queja por el ruido de una alarma de coche, pero hay reglas diferentes para cada condado. Algunos condados sólo se consideran un problema de ruido si la alarma se ha estado fuera durante diez minutos.

Si usted tiene un perro que no para de ladrar es posible que tenga la policía pidió a usted para una queja de ruido. Los perros que ladran continuamente después de 10 horas en la mayoría de los condados pueden causar a sus propietarios a recibir una fuerte multa. ladridos excesivos pueden ser reportados a su refugio de animales local. Debe conocer la ubicación del perro, y dar una descripción del incidente. El dueño del perro ladrando puede tener hasta dos huelgas, después de la segunda queja sobre los ladridos del perro, el propietario debe presentarse a una audiencia.

Como la mayoría de las leyes, las leyes de ruido varían dependiendo de su área. Si tiene problemas con vecinos ruidosos, alarmas ruidosas, o perros ladrando su mejor solución será para educarse en cómo se puede arreglar su problema. Llamando a la policía puede parecer como una solución fácil y rápido, pero no es siempre una solución. No se limite a sentir resentimiento hacia sus vecinos; ser proactivo en la solución del problema de la manera más diplomática que se puede gestionar.