call-palmdale-fianzas

Cuando hay una emergencia que requiere atención profesional inmediata y la atención, el número a marcar es 911. Las emergencias incluyen informar de un incendio o un accidente de coche. Básicamente cualquier cosa donde se necesite bomberos, policía, o la atención médica a fin de salvar una vida, reducir la propiedad dañada, atrapar a un criminal, o rescatar a alguien.

Las emergencias no incluyen un restaurante corriendo de la salsa de barbacoa que quería, realmente no entenderse con su vecino, ya que tocan música fuerte todo el tiempo, o no saber cómo destapar el baño. Hay ciertos momentos en los que llamar al 911 no es necesario durante un incidente.


En todos los estados, incluyendo California, es ilegal marcar el 911 si no es una emergencia. Una persona que abusa de la línea directa puede ser acusada ​​de una infracción y multado. Incluso lo pueden meter a la cárcel.


Para proporcionar una cierta perspectiva, una persona puede recibir una multa de hasta $1,000 y puesto en la cárcel por un máximo de 6 meses, si en repetidas ocasiones llama al 911 con la intención de molestar o acosar a otra persona, como un vecino que no les cae bien. Para otros casos en los que se realiza la llamada al 911 de incidencias relacionadas no sea de emergencia, la persona puede recibir una multa de hasta $200 por línea.

El mal uso de 911 atá las líneas telefónicas del centro de llamadas. Esto significa que las personas que están pidiendo una verdadera emergencia deben esperar aún más para conseguir la ayuda que necesitan inmediatamente. Además, entre más veces un solo individuo marque al 911, los demás tendran que esperar más tiempo. Eso equivale a segundos cruciales y minutos perdidos para aquellos que realmente necesitan los servicios de emergencia.

Es necesario utilizar su mejor juicio para saber cuándo hay que marcar el 911. Si no está seguro, lo mejor es llamar al 911 de todos modos, por si acaso. Antes de enviar a la policía, una ambulancia o los bomberos, le preguntarán algunas preguntas en cuanto a la situación para ayudar a evaluar y valorar la necesidad de asistencia. A continuación, despacharan rápidamente los servicios de emergencia. Otras veces, el asunto puede resolverse en ese mismo momento con ellos guiándolos a través del teléfono o de la explicación, para el futuro, lo que sería o no sería una llamada de emergencia. Ellos son cuidadosos al explicarle esto, ya que no quieren que la gente deje de llamar nunca a 911 de nuevo.